Cerrar Mapa

Amplio apoyo científico al dictamen de mayoría para la protección de #humedales

Desde el ámbito de la ciencia, manifestaron su "enorme preocupación" frente a la posibilidad de que se imponga una alternativa que destruirá estos espacios.

Profesores, especialistas, docentes e investigadores de distintas universidades y del Conicet manifestaron su apoyo al dictamen de mayoría del proyecto de ley de humedales que se tratará este miércoles en el Senado, y manifestaron su "enorme preocupación" frente a la posibilidad de que se imponga una alternativa que "destruirá" estos espacios.

En este aspecto, detallaron a través de un comunicado que tras perder estado parlamentario en diciembre del año pasado se avanzó con un proyecto, enriquecido a través de diversas audiencias públicas, que ya obtuvo dictamen de mayoría, lo que fue logrado a través de duras negociaciones.

Los académicos sostienen que el dictamen de minoría " reconoce la intención explícita, y recurrente, de promover actividades productivas en humedales".

En ese dictamen "se evidencia la intención de subordinar la protección de los humedales a la lógica del interés económico concentrado lo que no condice con lo que establece la Constitución Nacional con una Ley de Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental".

Ese dictamen "omite la mención al período de moratoria para nuevas actividades o cambios de uso del suelo, que pondría un razonable freno a los procesos de destrucción de humedales mientras se realizan los inventarios y se establecen las categorías de protección y modos de uso", puntualizan los científicos.

"Instamos a superar las presiones de lobbies poco interesados en la protección de los humedales y hacer prevalecer el buen criterio de preservarlos", aseguraron los especialistas.

Precisaron que el proyecto de mayoría considera a estos ecosistemas "como bienes comunes de la sociedad y no estar sujetos a coyunturas productivistas que sólo privilegian su aprovechamiento económico inmediato y en beneficio de unas minorías".

"Los riñones del planeta", como describen los especialistas a los humedales, ocupan en la Argentina 60 millones de hectáreas -el equivalente a casi dos veces la superficie de la provincia de Buenos Aires- y su conservación resulta fundamental para la provisión de agua dulce y alimentos y mitigar cambios climáticos, fundamentalmente las crecidas de los ríos.

Para el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sustentable de la Nación, el 21,5 por ciento del territorio argentino está compuesto por esos valiosos espacios, donde la tierra y el agua interactúan como "esponjas", controlan inundaciones y hacen sustanciales aportes a la biodiversidad y al ecosistema.

Pantanos, estuarios, deltas, estanques, reservas naturales, arrozales, salinas y hasta pastizales húmedos son algunas de las expresiones que describen a los humedales, según lo acordado en 1971 entre 18 naciones en la Convención Ramsar, en Irán, donde se estableció un marco de acción internacional para fomentar el uso racional de esos recursos.

Hasta ahora, la Argentina tiene declarados como "sitios Ramsar" sólo 22 humedales desde Jujuy a Tierra del Fuego, que ocupan unas 6 millones de hectáreas (el 10 por ciento de la superficie total estimada), de acuerdo con esa convención a la que adhirió en 1992.

La agricultura y el negocio inmobiliario constituyen la principal amenaza para estos reservorios de agua dulce, que hasta ahora no cuentan con una ley nacional que los proteja y que deja su preservación, su buen uso o su destrucción al arbitrio de los gobiernos provinciales y municipales, con decisiones muchas veces contrapuestas a los estándares defendidos por las organizaciones ecologistas.

Por Telam